La agencia espacial estadounidense, la NASA, anunció hoy que su telescopio espacial Kepler descubrió 219 nuevos planetas candidatos fuera de nuestro Sistema Solar.

De estos planetas, 10 tienen un tamaño similar al de la Tierra y orbitan la zona habitable de su estrella, es decir, se ubican a una distancia de su estrella que permite la posibilidad de tener agua líquida y una superficie rocosa favorables para la vida.

Con los hallazgos más recientes, Kepler ha detectado un total de 4.034 planetas candidatos, de los cuales 2.335 han sido clasificados como exoplanetas.

De los cerca de 50 planetas candidatos de tamaño similar al de la Tierra en la zona habitable detectados por Kepler, más de 30 han sido verificados.

“Este es el más completo y detallado catálogo de exoplanetas candidatos, planetas ubicados fuera de nuestro sistema solar, derivado de los primeros cuatro años de datos de Kepler, “También es el catálogo final de la visión de la nave espacial del pedazo de cielo de la constelación de Cygnus (el Cisne)”

NASA

La nave espacial Kepler fue lanzada en el 2009. Su misión es examinar la región cercana a nuestra galaxia en busca de exoplanetas a través de detectar un tránsito, la minúscula reducción en la brillantez de una estrella, la cual se produce cuando un planeta cruza por delante de ella.

Otro estudio que utiliza los datos de Kepler señala dos grupos definidos de planetas pequeños: los cuerpos rocosos similares a la Tierra y los planetas gaseosos más pequeños que Júpiter. Se encontraron pocos planetas entre estos grupos.

“Nos gusta pensar en este estudio como una clasificación de planetas similar a la manera en que los biólogos identifican nuevas especies de animales, Descubrir dos grupos distintos de exoplanetas es como descubrir que los mamíferos y las lagartijas constituyen ramas diferentes de un árbol genealógico”

Benjamin  Fulton
Candidato a doctor de la Universidad de Hawai
Parece ser que la naturaleza crea de manera común planetas rocosos hasta 75 por ciento más grandes que la Tierra, dijo NASA.
Por motivos que los científicos aún no comprenden, cerca de la mitad de estos planetas toman una pequeña cantidad de hidrógeno y de helio que aumenta de manera drástica su tamaño, lo que les permite “saltar la brecha” y unirse a la población que se ubica más cerca del tamaño de Neptuno, agregó.