A partir de hoy, no se procesarán nuevas aplicaciones para DACA. Como estaba previsto, se otorga un periodo de seis meses en el que se espera que el Congreso trabaje en una alternativa legislativa.

…………………………………..

Después de meses de rumores e incertidumbre, los peores presagios se cumplen: Donald Trump ha decidido rescindir DACA, el programa de la era Barack Obama que protege de la deportación y permite obtener permisos de trabajo a unos 800,000 dreamers que llegaron a Estados Unidos como menores.

“Estoy aquí para anunciar que el programa DACA, promulgado por la Administración de Obama, va a ser rescindido”, dijo Sessions en una comparecencia leída ante la prensa en Washington.

Sessions justificó la controvertida decisión para “terminar el irrespeto al proceso legislativo del gobierno pasado” y por considerar el decreto “un ejercicio inconstitucional de autoridad por parte del Poder Ejecutivo”.

El 78% de los beneficiarios de DACA son de nacionalidad mexicana y California es el estado del país con más inscritos en el programa.

“Todas las políticas migratorias deberían respetar a los ciudadanos estadounidenses y a los inmigrantes que están aquí de forma legal”, agregó Sessions.

La orden contempla “diferir” cualquier acción sobre el estatus migratorio por un periodo de dos años, con opción a renovar, a personas que llegaron ilegalmente al país cuando eran niños.

El gobierno de México dijo en un comunicado que miles de jóvenes nacidos en su país son “potencialmente afectados por la decisión”.

“Frente a esta situación el gobierno federal (de México) tiene un imperativo moral de actuar, por la vía diplomática (…) para promover activamente antes los Poderes Ejecutivo y Legislativo de EE.UU. una pronta solución a la incertidumbre jurídica que enfrentan a partir de ahora los jóvenes DACA”.

Además de defensores de los inmigrantes, numerosos destacados líderes empresariales habían instado al presidente Trump a mantener DACA, entre ellos los jefes de Apple, Facebook y Microsoft, al argumentar el impacto negativo que tendría su supresión para la economía.

Promesa de campaña

El anuncio de Sessions fue recibido con protestas en la Torre Trump de Nueva York y frente a la Casa Blanca en Washington. Poner fin a DACA era una de las medidas antiinmigración que había prometido el presidente Trump durante la campaña electoral.

Ya la semana pasada, la cadena conservadora Fox había anticipado que este martes el gobierno iba a anunciar el fin de DACA.

El gobierno había recibido gran presión de sectores conservadores para que cumpla la promesa. De hecho, fiscales generales de nueve estados conservadores, encabezados por Texas, habían amenazado con interponer una demanda si no derogaba el programa.

Otros medios informaron que el plan del presidente Trump era dar seis meses al Congreso para que encontrara una alternativa para los cientos de miles de beneficiarios, pero Sessions no ofreció detalles.

Sí dijo Sessions que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por su sigla en inglés), conducirá “un cambio ordenado” que sirva para “crear un periodo de tiempo para que el Congreso actúe, si así lo deseare”.

Horas antes del anuncio de Sessions, el presidente, Donald Trump, escribió en Twitter: “Congreso, prepárense para hacer su trabajo -¡DACA!”.

No tardó en responder el presidente de la Cámara de Representantes, el también republicano Paul Ryan, quien dijo que espera que el Congreso y el Senado puedan encontrar consenso para dar con una solución permanente para los más de 750.000 jóvenes inmigrantes que perderán los beneficios de DACA.

No parecen haber surtido efecto las presiones de pesos pesados del partido republicano, incluidos el senador John McCain, y otras voces que han señalado la obligación moral de Estados Unidos de proveer una solución a los dreamers. Tampoco las de los CEOs de importantes empresas estadounidenses de la talla de Facebook o Apple, que han pedido a Trump que no rescindiera DACA y han advertido al presidente de las consecuencias económicas y humanas de una decisión así.

Jóvenes dreamers y activistas se han concentrado tanto frente al Hotel Trump en Washington DC como en la Torre Trump de Manhattan gritando “Debería darte vergüenza”. Varias personas han sido detenidas en Nueva York durante la protesta por la cancelación de DACA.