La actriz ha apostado por uno de los looks más extravagantes hasta la fecha, demostrando con él que la madre naturaleza puede ser nuestro aliado.

…………………………………..

Para la premiere australiana de The Greatest Showman, su último proyecto junto a Zac Efron y Hugh Jackman, la actriz lo ha apostado todo a la más pura naturaleza. Como recién salida de su crisalida, la chica Disney apareció en la alfombra roja vestida, literalmente, de mariposa monarca gracias a Moschino.

El vestido, proviene de la colección de primavera de 2018 y además rindió un homenaje a las estrellas de cine de antaño con un elegante moño, cuyo estilo recordaba a los años 20 por el ondeado en la parte delantera de la cabeza.

Para no restalerle ninguna importancia al look, Zendaya ha apostado por prescindir de los accesorios, luciendo sólo unas finísimas y discretas sandalias de Stuart Weitzman.

La también cantante completó el look con un audaz maquillaje, ya que sus ojos también estaban pintados de color amarillo para combinarlos con el vestido.

Pese a que también posó para los fotógrafos junto a sus compañeros de reparto, Zac Efron y Hugh Jackman, todos los flashes apuntaban a ella y no permitió que la lluvia del lugar opacara su atuendo.

El portal de noticias inglés Daily Mail, indicó que la actriz también estuvo acompañaada de su otra compañera de elenco, Keala Settle, el director Michael Gracey y la esposa de Hugh, Deborra Lee-Furness, quienes se presentaron para mostrar su apoyo.

“Hay tantos mensajes y tantas cosas que puedes sacar de ella. Lo que me atrajo fue esa historia de amor y esta idea de que, al final, el amor puede conquistar todo”, dijo Zendaya a los medios.

Pero esta no es la única vez que el look mariposa nos ha impactado. Ya pudimos verlo en aquella presentación de la colección Primavera Verano 2018 de Moschino, donde Jeremy Scott convirtió la pasarela en una especie de jardín /floristería. Allí, los ramos de flores se mezclaban desfilando entre estilismos de lo más excéntrico e insectos como esta mariposa, convirtiéndose en looks imposibles, con los que sólo una VIP como Zendaya puede dar en el clavo.