Señorita Swift usted es diabólica…. 

Taylor Swift vuelve a Spotify, sin condiciones, con toda su obra y desde ya. Toda la música de la superestrella del pop estará de nuevo disponible en esta plataforma y otras de música en streaming, incluyendo 1989, el álbum con el que confirmó su ruptura con el citado servicio hace ahora tres años y con cuyo éxito justifica ahora su regreso.

El anuncio se produce justo el día en que su adversaria Katy Perry saca un nuevo disco, Witness, con un tema supuestamente dedicado a Swift (Swish Swish).

Lee más sobre el origen del Pleito de La Katy Perry vs Swish… digo, Swift

La artista de 27 años subirá en Spotify, pero también en sitios como Tidal, Amazon o Pandora, todo su catálogo (tiene cinco álbumes). La discográfica de la cantante ha emitido un comunicado en el que explica el porqué del regreso a estas plataformas.

“Para celebrar los 10 millones de álbumes vendidos de 1989 en todo el mundo y de 100 millones de canciones [singles], Taylor quiere dar las gracias a sus fans haciendo que todo su catálogo esté de nuevo disponible en todos los servicios de streaming a partir de esta medianoche”, detalló.

Cuando en noviembre de 2014, Taylor Swift decidió retirar toda su música de Spotify, este movimiento fue interpretado como un duro golpe de una de las cantantes que más vende a la música en streaming y un despliegue de su fuerza musical en la industria. A su salida de Spotify en 2014 le siguió un año después su anuncio de que tampoco iba a poner en Apple Music su disco, 1989.

Taylor Swift, de las pocas artistas que sigue vendiendo millones de discos y llenando estadios para sus conciertos —lo que la convierte en la solista que más dinero gana—, aseguraba entonces que estas plataformas no pagaban los derechos correspondientes a las discográficas ni a los músicos. Además, explicó que se desvalorizaba el trabajo de los músicos ofreciendo sus obras universalmente de manera gratuita.

Pero los servicios de streaming de pago han crecido exponencialmente en los últimos tres años y, a la par, han aumentado los suscriptores de pago. Spotify aseguraba en septiembre del año pasado que había desembolsado más de 5.000 millones de dólares por derechos de autor.