Unos tocaban afro, alguno rock-pop, jazz; ahora todo confluye en lo que ellos definen como “puro sabrosound”

E

ntre los primeros músicos a los que entrevisté en esta segunda etapa como reportera, están Solovino, una banda original de Querétaro que iniciaron su proyecto de manera orgánica y natural.

…………………………………..

Hace mucho tiempo que no me tocaba platicar con las bandas, pero mi reencuentro con la escena de la música nacional está siendo suavecito, casi acolchonado y tan divertido que ya recordé por qué no me importa perderme la mitad del gig tomando fotos y anotando detalles de la gente, la ejecución y la música en vez de sólo preocuparme por elegir el mejor momento para ir por otra cerveza.

“Solovino, solito llegó a nosotros”, me explican en su habitación del Hostal Leonora en el Centro Histórico de la ciudad de Puebla, mientras desperdigados por las literas esperan relajados (alguno hasta sin playera) que sea hora de trasladarse al restaurante Cerdo Picante donde compartirán un escenario, pequeño pero picoso, con Timoneki.

“Teníamos la intención de hacer una banda juntos entre amigos, pero teníamos proyectos distintos. Entonces un amigo nos dijo ‘hay oportunidad de grabar tantas rolas en un estudio, todo formal. ¿Qué onda le entramos? Y todos dijimos que sí”.

Como muchas otras bandas mexicanas, son los encargados de su producción, difusión y presentaciones.

“Lo interesante de la banda es que los que integran el proyecto, y conforme se ha sumado gente, como que cada uno tiene una forma de ver la música y se ha hecho una fusión de miles de cosas”.

Unos tocaban afro, alguno rock-pop, jazz; ahora todo confluye en lo que ellos definen como “puro sabrosound”. Tienen un EP en vivo que está en Spotify y una canción de estudio, Carmela, aunque ya están preparando material con 7 a 10 tracks que quedará listo a final de este año, se encontrará de manera digital, con suerte (y un poco más de inversión) podremos también adquirirlo en CD.

La mezcla de varios estilos creó un sonido muy particular durante estos últimos 5 años. El disco será una mezcla de lo que consideran lo mejor que han creado en este recorrido que inició originalmente con una formación básica de rock y poco a poco fue evolucionando y añadiendo instrumentos, como los metales que le dan el sonido que escuchamos ahora.

“Realmente no es como que haya muchas opciones. El producirte a ti mismo te da mucha libertad, y realmente tampoco tenemos un presupuesto para hacerlo. Lo que nos ha funcionado muy bien es que estamos viendo a Solovino como una empresa. Desde que entró Val, que es la manager, que está por allá -‘está planchando’, le interrumpe alguien más, ‘allá está el área de tintorería’ (sueltan las carcajadas)-, como que empezó a agarrar una forma no solo musical, no solo del desmadre, sino que nos empezamos a enfocar como en ciertas cosas para que la banda funcione mejor”.

Solovino pudo ver que sin el trabajo de redes, de booking y la organización general, las bandas corren el riesgo de estancarse y no poder lograr más de lo que tienen, a pesar de lo buenas que puedan ser.

Las bandas corren el riesgo de estancarse y no poder lograr más de lo que tienen, a pesar de lo buenas que puedan ser

¿Todavía creemos en los discos de manera física? En general los músicos contestan que sí a esta pregunta, aunque cuando les pregunto cuál es el último CD que compraron, muchos tienen dificultades para contestar. Pero Solovino me dio una buena respuesta y un dato a tomar en consideración. Cuando ellos adquieren un CD, normalmente lo hacen del merchandising que las propias bandas instalan en sus presentaciones. Casi todos los integrantes de Solovino, que sin pedos podrían formar un equipo de futbol contando a su manager (si es que es el futbol donde son 11, porque #AmarantaNoSabeDeDeportes), coincidieron en que pueden haber pasado años desde la última vez que se pararon en una tienda de discos, tipo Mix Up o Tower Records, para comprar música, ¿estaremos hablando del final de la industria del CD? La verdad es que eso temo.

¿Pero entonces porqué batallar tanto para crear una producción en CD si ya nadie compra discos? ¿Por mero fetiche? La respuesta es sí.

“Porque tiene un montón de plus el tener en físico el material, a quien le gusta la música, y si les late lo que están viendo, está más chingón tenerlo aquí y poder hojearlo. Además del arte, que también refleja el pensar de la banda”.

“Ya con las redes y con todos los medios el acceso es inmediato”, afirman, aunque consideran que es importante seguir creando CD’s aunque ya sean considerados más como souvenir que como fuente de ingresos.

¿Cuál ha sido su gig favorito?

“Nos funcionan muy bien los toquines en venues pequeños”, afirman, aunque también rememoran cuando se presentaron por primera vez en Coyoacán y en la Plaza de Toros como teloneros de El Gran Silencio, La Lupita y Los Amigos Invisibles.

Coinciden también en que Querétaro es un estado donde se produce mucha y muy buena música. Los obstaculiza la falta de foros para presentarse, pues aunque todos tienen la disposición, son pocos, por lo que las agrupaciones tienen que presentarse repetidas veces en los mismos sitios y eso puede llegar a aburrir a la audiencia.

¿Cuál es su mayor fortaleza?

“La amistad ¡uuuuh! (risas). Parece cotorreo, pero realmente somos cuates, curiosamente tocamos, pero somos amigos. Quique no, pues (más risas).

¿Y el peor vicio?

“(Ríen, gritan como araguatos y hablan todos al mismo tiempo) “Llegar tarde a los ensayos”, “estudiar”, “el cotorreo, es que es muy divertido, muy recreativo. O sea, el tipo de música se presta a que haya…un buen cotorreo”.

¿Qué escuchan todos los días?

“Puras quejas -¡de verdad no paraban de reírse!-. Los Aguas Aguas son una banda que siempre influye en nosotros -‘y que siempre la menciona Rojo’, se escucha al fondo-. Los Sonex, Fat Freddys Drop, salsa, Pearl Jam, JuanGa, afrobeat, boleros, es muy variado”.

 

Si fueran un libro, una película y una canción ¿cuál serían? Y aquí todos se conflictúan (ahora la risa es mía).

Libro: Lobo Estepario

Película: Pulp Fiction, Transpotting Choose Life, El Gran Lebowski.

Canción: “¿Una rola? ¡Uff! ¡Está difícil! Esa de ‘nana-nanana-nanananaaa…o una de Fat Freddy’s Drop, la que va: pampam-pam-pam-pam (uhmm…eso no me sirve para escribirlo, chicos. Facepalm). La de Don’t Fly away from me de Tomer Yosef.

¿Cuál es el mayor obstáculo para la música en México?

“Los conectes. Al final si no estás conectado, no entras en ese circuito para estar proyectándote o ser bookeado en festivales chonchos. Uno puede estar haciendo su camino, pero si no tienes esa línea, pues es más difícil”.

Si pudieran elegir a una persona, que esté viva, para gobernar México, ¿quién sería?

“¡Marichuy, #chinguesumadre!”, “un músico”, “un artista”, “no tiene que ser un político”, “no pues está cabrón”, “qué buena pregunta”, “¿te podemos mandar un whats?”, “Esperanza Spalding, nomás para verla todos los días, “es la única manera de que verías el informe presidencial”, Enrique Dussel”.

 

Antes de salir hacia el lugar de la presentación, jugamos el juego de “A favor o en contra”:

Matrimonio igualitario: a favor

Adopción por parte de matrimonios gay: a favor.

Feminismo: a favor (aunque alguien trató de objetar el típico argumento de “ay, pero en puntos chingones, pero lo callaron luego, luego, “es que no entiendes el feminismo, güey”).

Drogas: A favor

Poligamia: ¡POR FAVOR! (nos da un ataque de carcajadas a todos. #BestAnswerEver)

AMLO: A favor

Peña Nieto: Contrísima

Justin Trudeau: A favorsísimo (aunque uno en contra. ¿Quién diablos puede estar en contra de Justin “Mi Amor” Trudeau?

Vladimir Putin: A favor

¿Qué les espera?

¡En contra! (más y más risas). Terminar de proyectar la banda a nivel nacional.

Una vez en Cerdo Picante el ritmo de la cumbia llevó a cerca de 100 personas (quizás más, nunca he sido buena calculando la asistencia) a iniciar un “bailongo” incesante. Las gorras con las leyendas “No cumbia, No party” colgaban de los instrumentos mientras todos los integrantes bailaban y cantaban los coros. Y nosotros con ellos.

Debo decir que, sin tratar de quedar bien, hace rato que no me reía tanto en una entrevista. Los queretanos no solo tienen la música, sino la fiesta. Se siente natural, se siente orgánica, se siente que en realidad disfrutan que la gente se divierta con ellos y es algo que, en la evolución de la industria musical les va a dar una hermosa ventaja.

Esperamos, de verdad, tenerlos de vuelta en tierra de la cemita.

#SomeBasics de Solovino:

El escenario de sus sueños: Europa, el Vive Latino

Próximas presentaciones: Mazunte el 7 y 8 de septiembre, 30 de septiembre en Guanajuato, Aguascalientes fecha por confirmar e irán a la CDMX una vez al mes.