La famosa revista recrea tres décadas después las fotografías de siete ‘playmates’ para evidenciar, según explican, que “la belleza no tiene edad, el ‘sex appeal’ es atemporal y la exuberancia es eterna”

Kimberley Conrad Hefner, Playmate Enero 1988 / Playmate del año 1989

Kimberley Conrad Hefner fue ‘playmate’ del año en 1989, y ahora, con 30 años más, vuelve a posar a sus 54 años tal y como lo hizo para el número de la revista de agosto de 1988. En 1989, la modelo se convirtió en la segunda esposa del carismático Hugh Hefner, con quien estuvo casada hasta 2010. “Hay un histórico malentendido de que yo puse punto final a las fiestas en la mansión. Y no tuvo nada que ver conmigo. Las ‘playmates’ seguían viniendo, pero estuvo bien que llamaran antes”, cuenta ahora a la revista.

Candace Collins, Playmate Diciembre 1979

Candace Collins fue la protagonista del número de diciembre de 1979 de ‘Playboy’. En total, acabó posando para seis portadas de la publicación, y la que ahora recrea es la de febrero de ese año. “Todos eran muy profesionales y no prestaban una atención más especial a una modelo desnuda o semidesnuda como la que presta un lechero a las botellas de leche. Era un trabajo. Ahora sé lo especiales que eran esas sesiones de fotos y me siento muy, muy afortunada de ser parte de esta hermandad única”, recuerda de sus trabajos pasados.

Reneé Tenison, Playmate de Noviembre 1989 / Playmate del año 1990 

Reneé Tenison fue la modelo del año de ‘Playboy’ en 1990, y se convirtió en la primera afroamericana en ser elegida como ‘playmate’ del año. “Hubo un poco de controversia con mi elección porque algunas mujeres dijeron que me estaban utilizando. Y yo les dije: ‘¿No tengo el derecho de elegir lo que quiero hacer? Si quiero posar desnuda, debería poder hacerlo’.Y cuando la portada salió, la respuesta fue positiva al 90% y quizás a un 10% no le gustó. Si miras atrás, todas las grandes modelos como Christy Turlington y Naomi Campbell han posado desnudas. Lo veo como el comienzo”, asegura del posado que protagonizó y que 30 años después recrea.

Lisa Matthews, Playmate de Abril 1990 / Playmate del año 1991

Lisa Matthews fue elegida ‘playmate’ del año 1991. “Una vez se publicó mi primera portada, recuerdo viajar y que la gente se me acercara. Siempre decían: ‘Eres Lisa, ¿verdad? Creo que te he visto en una revista de tirada nacional’. Y yo les contestaba: ‘¿Ah, sí? ¿En cuál?’. ¡Para que lo dijeran! Si tenían las narices para acercarse a decirme algo, debían ser capaces de decir ‘Playboy”, recuerda. Un detalle: el sitio más divertido donde vivió esta anécdota cuenta que fue en el Vaticano.

Cathy St. George, Playmate Agosto 1982

Cathy St. George fue la protagonista del número de agosto de 1982, y cuando consiguió convertirse en ‘playmate’ lo celebró con una gran fiesta en la famosa discoteca Studio 54 de Nueva York. Ahora, con 57 años, la portada que vuelve a protagonizar la también actriz es la que hizo en octubre de 1981.

Monique St. Pierre, Playmate Noviembre 1978 / Playmate del año 1979

Monique St. Pierre fue elegida ‘playmate’ del año en 1979, y es la portada del mes de junio de ese año la que vuelve a protagonizar. Para ello, se ha vuelto a enfundar en un ajustado y transparente vestido que tiene el conejo símbolo de la publicación. “Ya era modelo antes, y era un poco conocida antes de ‘Playboy’. Pero cuando mi número salió, fue una explosión. Amé esa experiencia. Viví en la mansión algo más de un año. Hef me dijo: ‘Créeme, tú pagas el alquiler porque haces que todas las chicas se sientan cómodas cuando vienen a la casa”, revela ahora St. Pierre, que hoy dirige un centro de rehabilitación para mujeres adictas al alcohol y a las drogas.

Charlotte Kemp Muhl, Playmate Diciembre 1982

Charlotte Kemp fue elegida ‘playmate’ de diciembre de 1982, lo que significa que era la protagonista del sensual póster de las páginas centrales, además de tener su propio reportaje de fotos y una pequeña biografía en las páginas de esa publicación. Tres décadas después, recrea la portada de la revista que protagonizó en octubre de 1983. “No había hecho nada antes de desnudos, aún era virgen”, recuerda ahora. “La sesión de fotos fue un absoluto torbellino”.