Hoy seis de septiembre se celebra el Día Internacional del Sexo, la actividad de liberación y placer para muchos. Pero la pregunta es ¿por qué exactamente en esta fecha?

…………………………………..

En el momento de pensar cuáles son los grandes placeres de la vida, las respuestas inmediatas son, comer, dormir y… coger. Ese momento de conexión entre tu pareja, donde se liberan tensiones, se dejan atrás inhibiciones y explota todo por completo en un riquísimo clímax.

Pues bien, hoy 6 de septiembre, se celebra el día mundial del sexo, pero ¿por qué en esta fecha?

El 6 de septiembre es un homenaje y un guiño a esa posición erótica, donde ambas personas reciben placer de manera equitativa y sin importar su género, al 69. El 6-9 es el protagonista de esta fecha, donde las masas aprovechan para explotar con emoción, esta actividad, que libera necesidades naturales. Las comercializadoras de condones y demás productos sexuales aprovechan al máximo para hacerse posicionar y vender exitosamente.

Entre el público común, se harán bromas, se aprovechará para tener una excusa más para hacer el amor con la pareja, se pondrán en línea para buscar compañero sexual o el llamado fuck buddy, ya se imaginarán las redes sociales con encabezados marcados por el número conmemorativo 69.

El sexo ha sido máxima inspiración para cineastas, literatos, músicos, artistas, entre otros. Por ejemplo, el escritor francés, Raymon Quereau se expresó “uno más uno es 69: dos personas entrelazadas una sobre la otra, específicamente sobre su sexo”. El cantante y ex esposo de Jane Birkin, Serge Gainsbourg se refería al 69 como el año del sexo.

Madonna, dedicó un álbum completo a este pasatiempo, llamado Erotica. Luis Caballero, artista plástico colombiano, se caracterizó por sus pinturas de modelos masculinos sexuados. Por donde miremos, el sexo inspira desenlace.

A diferencia del día del orgasmo femenino, que reivindica el placer de la mujer como movimiento social y político, el día del sexo es algo despreocupado, que anima a la gente, de manera responsable, disfrutar con alegría esta actividad, de celebrar uno de los grandes placeres de vivir.


Y para celebrar este día, Aquí te damos una lista con las posiciones más candentes para probar con tu pareja y celebrar el día de la mejor manera.

La vaquera de espaldas

Él se debe recostar en la cama y ella debe sentarse sobre él, pero dada vuelta. Durante el acto, él podrá ver la espalda de la chica y la cola. La ventaja de esta posición es que la mujer puede conseguir profundidad y movimiento.

El maquinista

La mujer debe permanecer recostada sobre su lado derecho y levantar la pierna izquierda para ponerla al costado derecho del caballero. Esta posición ayuda a que la penetración sea más profunda; además se generará más conexión al existir contacto visual. Además, él podrá utilizar sus manos para hacer más placentero el momento.

La araña (o el cangrejo)

La Araña es una de las posturas sexuales más estimulantes que existen. Los dos deben sentarse sobre la cama enfrentados uno al otro, mientras se sitúan las caderas entre las piernas estiradas hacia la otra persona, con las rodillas ligeramente flexionadas y los pies planos sobre la cama. A la hora de practicar esta postura, se deberá balancear con suavidad, primero hacia adelante y luego hacia atrás.

La silla mecedora

Él deberá recostarse en la cama, mientras la mujer, con las rodillas dobladas y los dedos del pie apenas rozando la cama, se mueve de atrás hacia adelante y hacia atrás, como cuando alguien se balancea en en una silla.

El candado

Arriba de un mueble alto, que le llegue a él a la altura de su miembro, te sientas en el borde y te apoyas con los brazos atrás. Que él se coloque frente a ti y aprisionas su cadera entre tus piernas. En esta posición pueden verse cara a cara. Mientras él inicia los movimientos hacia delante y atrás tú diriges la dirección.

Bailarín de ballet

Sobre un pie y cara a cara, la mujer debe enredar la otra pierna alrededor de la cintura del amante mientras él le ayuda a mantener el equilibrio. Si se es flexible, lo ideal es levantar la pierna hasta su hombro para lograr una penetración mucho más profunda.