Después de un terremoto se pueden producir réplicas que, aunque son fenómenos sísmicos de menor intensidad, siguen siendo un peligro para las personas y las infraestructuras. Esto es lo que debes hacer después de un sismo y ante la posibilidad de una réplica.

…………………………………..

Terremotos como el que experimentó México de magnitud 7,1 suelen dejar ruinas y derrumbes, además de muchas tragedias. Después del movimiento sísmico, aunque ya ha pasado lo peor, no se está completamente a salvo. Las estructuras de edificios y casas pueden haber sufrido daños imperceptibles a simple vista, y pueden llevarse a cabo réplicas.

Estos sismos se producen en la misma zona del terremoto, y aunque son de menor magnitud pueden terminar de hacer colapsar edificaciones, calles y producir incendios y explosiones en el caso de fugas de gas.

Existen una serie de medidas que se deben llevar a cabo para mantenerse seguro después de un movimiento telúrico. Durante los minutos siguientes al sismo lo primero que se debe realizar es mantenerse fuera de las edificaciones y verificar que nadie haya sido herido. En el caso de que así sea, prestar primeros auxilios. Una de las recomendaciones más importantes de las autoridades y agentes de protección civil es no solicitar asistencia médica o una ambulancia a menos de que se trate de una herida grave o una emergencia real. Si es algo que puede tratar usted mismo usando técnicas de primeros auxilios, hágalo.

También es recomendable mantenerse alejado de las estructuras que hayan colapsado, de las chimeneas (porque pueden caer sobre las personas) y de las playas. Después que te encuentres seguro, encender la radio o revisar medios oficiales en internet para mantenerse al tanto de cualquier anuncio importante, como centro de atención médica o refugio cerca de ti.

Es necesario evitar hacer llamadas a menos que sean estrictamente necesarias (como a protección civil o solicitar una ambulancia en caso de una emergencia real). La idea es mantener las líneas desocupadas para quienes realmente requieran auxilio, por lo que si deseas comunicarte con tus seres queridos para comprobar que se encuentran bien utiliza las aplicaciones de mensajería instantánea.

Una vez te encuentres a salvo, si planeas regresar a tu hogar es necesario realizar una serie de revisiones para verificar que esté libre de daños y sea seguro. Busca grietas en las paredes, techo, marcos de puerta o columna. De encontrarlas, significaría que la edificación ha sufrido un daño considerable y puede ser un peligro. Si ves grietas en el exterior que forman una diagonal con la horizontal del suelo, es recomendable no entrar hasta que la revise un experto. Si la edificación se ha hundido, tampoco entres.

Seguido de esto se debe buscar fugas para evitar más accidentes. Una fuga de gas, por ejemplo, puede ser extremadamente peligrosa, por lo que si sientes el olor a gas es recomendable abrir todas las puertas y ventanas, salir de casa y reportarlo a las autoridades. En el caso de fugas de agua, reportarlas a las autoridades. Nunca utilices fósforos (cerillas) después de un sismo, al menos hasta comprobar realmente que no haya fuga.

Ante una réplica, es necesario que te asegures de tener a la mano un extintor de incendios, una radio con pilas, una linterna y un botiquín de primeros auxilios. De producirse, es posible que escuches la alerta sísmica, lo que quiere decir que tendrás unos pocos segundos para ubicarte en una zona segura, alejado de ventanas, líneas eléctricas, muebles de gran tamaño y chimeneas, y no usando en ningún momento escaleras o elevadores durante el movimiento sísmico.

Si te encuentras conduciendo o dentro de un automóvil, detente lo más pronto posible en una zona que consideres segura (en la que haya menor posibilidad de que algo caiga sobre el coche) y permanecer dentro, protegiendo tu rostro por el caso de que algo caiga sobre uno de los cristales, hasta que pase el sismo. Una vez finalice la réplica, repetir todos los pasos anteriores acerca de lo que se debe hacer después de un sismo. Mantenerse seguro y a salvo es la mayor prioridad en estos casos.

[vía Gobierno de Ciudad de México / UPSeis / USGS]