El matrimonio de Enrique de Inglaterra con una actriz divorciada y mestiza rompe barreras en la encorsetada familia real británica

…………………………………..

La Casa Real británica confirmó el lunes que el príncipe Harry se prometió a su novia, Meghan Markle, con anterioridad este mes en Londres.

El anuncio, publicado por la Casa Clarence, residencia oficial del príncipe de Gales y la duquesa de Cornwall, afirma que la boda se celebrará en primavera del año que viene y los detalles de ese día serán “anunciados a su debido tiempo”.

El quinto en la línea de sucesión al trono británico dijo que se declaró a la actriz estadounidense después de un año de relación, y que ella ha aceptado.

La pareja vivirá en Nottingham Cottage, en el palacio de Kensington, en Londres, tras celebrarse el matrimonio.

En un comunicado, el príncipe Carlos dijo estar “encantado de anunciar” las noticias de su hijo, y que Enrique cuenta con el consentimiento de los padres de Markle.

Se cree que Enrique habría pedido permiso a su abuela, la reina Isabel II, antes de proponer matrimonio a la actriz.

Enrique confirmó su relación con Markle en noviembre de 2016 a través de un comunicado enviado desde el palacio de Kensington, atacando a la prensa por someter a Markle a una “ola de abuso y acoso”. La pareja realizó su primera aparición pública en septiembre de este año.

Markle, que interpretró a Rachel Zane en la serie estadounidense de televisión Suits, nació el 4 de agosto de 1981 y creció en Los Angeles, pero vive actualmente en Toronto.