La estrella estadounidense dio un discurso de victoria con un fuerte mensaje que podría significar el inicio de una postulación presidencial en 2020.

…………………………………..

Dos horas antes de que Oprah Winfrey subiera al escenario de los Globos de Oro la noche del domingo para aceptar el premio Cecil B. DeMille, el anfitrión de los premios, Seth Meyers, marcó la pauta para la velada.

“Dije algunas bromas sobre nuestro actual presidente en la Cena de Corresponsales de la Casa Blanca —bromas sobre cómo no estaba calificado para ser presidente— y algunos han dicho que esa noche lo convencieron de postularse”, dijo Meyers, refiriéndose a sus duras burlas contra Donald Trump en 2011”. Entonces, si eso es cierto, solo quiero decir: Oprah, ¡nunca serás presidenta! ¡No tienes lo que se necesita!”.

En los discursos que siguieron, hubo guiños hacia Oprah: su celebridad, su influencia cultural y la idea de que ella podría ser la persona que derrote a Trump en 2020.

Entonces, cuando la propia Winfrey subió al estrado para aceptar lo que equivale a un premio por los logros en toda su carrera, ella sabía exactamente cómo se tomaría y analizaría su discurso. Y es por eso que lo que dijo fue tan intrigante para todos los adictos a la política allá afuera.

Ella contó la historia de “estar sentada en el suelo de linóleo de la casa de mi madre en Milwaukee” en 1964 viendo a Sidney Poitier ganar el Oscar al mejor actor. Explicó Winfrey: “Muchas, muchas veces intenté explicar qué significa un momento como ese para una niña pequeña, una niña mirando desde los asientos baratos mientras mi madre entraba por la puerta cansada de limpiar las casas de otras personas”.

Luego, habla sobre el poder de la tendencia #metoo, citando las propias experiencias de su madre como indicadores de una lucha más amplia por los derechos de las mujeres. Esta noche, quiero expresar mi gratitud a todas las mujeres que han soportado años de abuso y ataques porque, al igual que mi madre, tenían hijos que alimentar y facturas que pagar, y sueños que perseguir”, dijo Winfrey.

Natalie Portman, America Ferrera, Emma Stone y Billie Jean King

Algunas actrices optaron por acudir acompañadas de activistas defensoras de los derechos de la mujer. GETTY IMAGES

“¡Se acabó el tiempo!”

Luego vinieron las líneas que, si Winfrey se postula a la presidencia dentro de tres años, veremos hacia atrás como el comienzo de todo. Debido a su importancia, las citaré en su totalidad:

“¡Quiero que todas las chicas que están viendo hoy, ahora, sepan que un nuevo día se acerca en el horizonte! Y cuando ese nuevo día finalmente amanezca, será gracias a muchas mujeres magníficas, muchas de las cuales están aquí en esta sala esta noche, y algunos hombres bastante fenomenales, que luchan duro para asegurarse de convertirse en líderes que nos conduzcan a un tiempo en el que nadie tenga que volver a decir: ‘Me too’ (Yo también)”.

No es difícil imaginar líneas de cierre de discurso similares por parte de Winfrey anunciando que se postulará para presidente. Y que no quepa duda: Oprah es absolutamente 100% consciente de ese hecho.

Puede que no supiera que Meyers haría una broma sobre Oprah 2020 en su monólogo. O que varias actrices le rendirían homenaje en sus propios discursos de victoria.

Winfrey sabía que estaría sentada en primera fila, justo al centro de la ceremonia de entrega de premios. Sabía que daría un discurso en el que todos en esa sala —y aquellos que veían por televisión— prestarían atención. Así que, ella eligió sus palabras cuidadosamente. El hecho de que esas palabras sonaran como la retórica de una campaña no fue por accidente. Uno no llega desde donde Oprah comenzó su vida hasta donde está hoy en día si no es entendiendo los momentos y las oportunidades, y lo que significan las palabras que eliges.

Oprah, que es la primera mujer negra que recibe este premio honorífico, dijo: “Decir la verdad es la herramienta más poderosa que todos tenemos”.

“Durante demasiado tiempo, las mujeres no fueron escuchadas o no se las creyó cuando osaron decir la verdad respecto al poder de esos hombres. Pero el momento ha llegado. ¡Se acabó el tiempo!”, exclamó Winfrey ante un público que se puso en pie emocionado.

Elenco de Big Little Lies

La miniserie “Big Little Lies”, que trata el tema de la violencia de género y cuyos personajes principales son mujeres, ganó cuatro Globos de Oro. GETTY IMAGES

El tema fue recogido también por Laura Dern, premiada por su papel en la miniserie Big Little Lies: “A muchas de nosotras se nos enseñó a no denunciar”.

“Era una cultura del silencio y eso estaba normalizado… Enseñémosles a nuestros hijos que alzar la voz sin temor al castigo es la nueva estrella que guía nuestra cultura”.

View this post on Instagram

I can hardly wait for y’all to see it.

A post shared by Oprah (@oprah) on

La expresión “se acabó el tiempo” (Time’s Up) da nombre a una iniciativa con la que varias actrices han comenzado a recaudar fondos para combatir el acoso sexual y ayudar a las víctimas.

Parecía un chiste, pero podría hacerse realidad.

El apasionado llamado de Oprah Winfrey por un “mañana más brillante incluso en nuestras noches más oscuras” en los Globos de Oro, ha hecho que los activistas del Partido Demócrata empiecen a hacer ruido sobre la superestrella de televisión y la contienda presidencial de 2020, incluso si solo es una fantasía.

Su discurso fue recibido con una ovación de pie y encendió las redes sociales, donde la idea de una candidatura presidencial suya recibió innumerables apoyos.

Los medios se llenaron de artículos y análisis sobre las posibilidades de que esa postulación se haga realidad en 2020.

Pese a que en el pasado ha negado varias veces que tenga aspiraciones políticas, este lunes la prensa informó que, según fuentes cercanas a Winfrey que no fueron identificadas, la presentadora está “activamente” valorando la posibilidad de buscar la presidencia.

¿Pero quién es Oprah?

De pobre a multimillonaria

Nacida en un pequeño pueblo de Mississippi siendo hija de una madre soltera y pobre, Winfrey fue criada por su abuela, quien la vestía con ropa hecha con la tela de los sacos de papas, lo que le valió el apodo de “niña saco”. Tenía una muñeca hecha con una mazorca de maíz seca.

Nelson Mandela y Oprah Winfrey.

Oprah Winfrey inauguró junto a Nelson Mandela un instituto de liderazgo en Suráfrica que lleva el nombre de la presentadora. GETTY IMAGES

Su fortuna, sin embargo, comenzaría a cambiar a finales de su adolescencia, cuando inició una carrera profesional en el mundo de la comunicación que despegó pronto y que la llevó a crear su propio imperio de medios, con un canal de televisión por cable, Oprah Winfrey Network, una exitosa revista y una compañía de producción cinematográfica.

Según la lista Forbes de multimillonarios correspondiente a 2017, Winfrey es la mujer negra más rica de EE.UU., con una fortuna estimada de US$3.000 millones.

Abusos y violaciones

Siendo todavía una niña, Winfrey se fue a vivir con su madre en la ciudad de Milwaukee. Allí, a los 9 años de edad, fue violada por un primo. Las cosas no quedarían allí. Otros familiares y amigos de la familia también abusaron sexualmente de ella.

Bill Clinton, Barack Obama y Oprah Winfrey.

Oprah Winfrey recibió de Barack Obama la Medalla de la Libertad. GETTY IMAGES

Entrando en la adolescencia, Winfrey se metió en problemas.

A los 13 años fue enviada a un centro de detención juvenil y a los 14 años quedó embarazada, aunque perdió al bebé en un parto prematuro.

3- Hay una ley que lleva su nombre

Winfrey usó su experiencia personal como víctima de abusos como una palanca para impulsar cambios sociales ante este tipo de problemas.

En 1991, siendo ya una muy reconocida presentadora de televisión, acudió al Senado de su país para rendir testimonio ante un comité que estudiaba la Ley Nacional de Protección a la Infancia, en la que se proponía la creación de una base de datos con los nombres de todas las personas que en el país hubieran sido condenadas por cometer abusos contra menores.

Hablo aquí en nombre de los niños que desean ser escuchados, pero cuyos gritos, deseos y esperanzas creo que, con frecuencia, caen en oídos sordos“, dijo entonces.

Su testimonio surtió efecto y dos años más tarde el entonces presidente Bill Clinton firmó la legislación que desde entonces fue bautizada como la “Ley Oprah”.

4- Su carrera empezó con una broma

Desde muy pequeña Winfrey mostró tener muy buenas aptitudes para la comunicación.

Portada de la revista de Oprah Winfrey.

Oprah es la editora de una exitosa revista que lleva su nombre.GETTY IMAGES

Cuentan que a los tres años de edad, en sus juegos infantiles ella entrevistaba a su muñeca y a los cuervos que se paraban junto a la cerca de la casa de su abuela. Era muy buena oradora, al punto que en la iglesia a la que acudía cuando estaba en edad preescolar la llamaban “la predicadora”.

Esas capacidades de comunicación probablemente crecieron sensiblemente cuando siendo una adolescente se fue a vivir con su padre, Vernon Winfrey, quien hizo a su hija leer un libro cada semana y escribir un informe sobre el mismo.

Entonces, la joven dio un giro y se convirtió en una excelente estudiante.

Pero curiosamente, su carrera profesional no se iniciaría gracias a sus fortalezas académicas sino a un broma.

Cuando tenía 17 años, Winfrey ganó un concurso de belleza (“Miss Prevención de Incendios”) y por ello acudió a una emisora de radio en Nashville donde, a modo de broma, le tocó narrar las noticias. Lo hizo tan bien que ese mismo día le ofrecieron su primer empleo en los medios.

5- Ha estado nominada a los premios Oscar dos veces

Winfrey es mayormente conocida por su trabajo en la televisión, donde su programa matutino de televisión (The Oprah Winfrey Show) recibió más de 20 nominaciones a los premios Emmy, ganando en más de una decena de ocasiones.

Oprah Winfrey.

Winfrey estuvo nominada al Oscar por su participación en “El color púrpura”. GETTY IMAGES

Sin embargo, Winfrey también ha sido candidata a los premios Oscar.

En 1985 fue nominada como mejor actriz de reparto por su participación en la película “El color púrpura”, mientras que en 2014 le correspondió competir como productora de la película Selma, que concursaba en la categoría de mejor película.

En 2011 recibió un Oscar honorífico por su trabajo humanitario.

6- Su apoyo fue fundamental para el triunfo de Barack Obama

Winfrey ha sido incluida durante muchos años en la lista anual que elabora la revista Time sobre las 100 personas más influyentes del mundo. También fue nombrada en la lista de las 100 personas más influyentes del siglo XX.

Michelle Obama, Barack Obama y Oprah Winfrey.

El apoyo de Winfrey fue vital para la candidatura de Obama. GETTY IMAGES

Una prueba concreta de lo que significa esa capacidad de movilizar voluntades se produjo en 2008, cuando su respaldo fue fundamental para que Barack Obama derrotara a Hillary Clinton en las elecciones primarias para escoger al candidato presidencial del Partido Demócrata.

De acuerdo con un estudio realizado por los profesores Craig Garthwaite y Tim Moore, del Departmento de Economía de la Universidad de Maryland, el apoyo de Winfrey sumó a la postulación de Obama aproximadamente un millón de votos, sin los cuales Clinton habría logrado vencerle.

Si en 2020 la candidatura de Winfrey se concreta, habrá que ver si el exmandatario se anima a devolverle el favor.

Oprah ha expresado en repetidas ocasiones una renuencia que raya en falta de voluntad para postularse para un cargo.

“No habrá postulaciones para ningún tipo de cargo para mí”, dijo en el programa matutino de CBS el otoño pasado. “Nunca me postularé para un cargo público”, dijo en el podcast The Hollywood Reporter en el verano de 2017.

Y es posible que aún sea así —aunque su compañero de toda la vida, Stedman Graham, dijo a Los Angeles Times el domingo por la noche que “depende de la gente. Ella absolutamente lo haría”. Además, dos amigos cercanos a Winfrey dijeron a Brian Stelter de CNN el lunes que ella está “pensando activamente” en postularse a la presidencia.