De esas pequeñas historias donde el amor le gana al miedo hay muchas, solo que a veces no las recordamos. Un ejemplo claro y reciente es Ariana Grande y su concierto benéfico One Love Manchester en el que la cantante convocó a artistas como Justin Bieber, Katy Perry, Miley Cyrus, Coldplay, Liam Gallagher, Take That y Robbie Williams para recaudar fondos destinados a emergencias y a la Cruz Roja británica, esto después del atentado terrorista que se vivió al final de su último concierto en ese país.

El show realizado el domingo contó con la presencia de alrededor de 55 mil espectadores y reunió la cantidad de 12 millones de dólares, cantidad que seguirá aumentando, pues las donaciones aún se pueden realizar en un sitio web ligado a la Cruz Roja vía telefónica o con tarjeta de crédito.

Pero lo interesante de todo esto es, en realidad, el grito de unión y esperanza que lanzan de la mano de los habitantes de un país que últimamente ha sido blanco de los ataques que el Estado Islámico se atribuye, que, discúlpenme queridos extremistas, a mí como que se me hace que ya se atribuyen todo lo que pasa con tal de llamar la atención.

Los buenos somos más. Gracias Ariana.