La confesión salió de la propia boca de Miley, durante su participación en el programa Carpool Karaoke de James Corden.  “Creo que pasó algo la primera vez que, ya sabes, que dejé de ser Hannah Montana…”, le dijo.

…………………………………..

Miley regresó para dejar en claro que la niña rebelde se ha ido. Después de varios años de ser el centro de varias polémicas, la cantante se muestra más tranquila y feliz con lo que sigue en su carrera.

Ahora, en el Carpool Karaoke de James Corden, la intérprete de Malibú reveló algunos secretos de su oscuro pasado, principalmente del video donde aparece desnuda: Wrecking Ball.

Mientras interpretaba temas como Party in the USA, The Climb y We Can’t Stop, Miley fue interrogada sobre qué cambiaría de su vida pasada ahora que ha encontrado la madurez emocional a lo que ella respondió que no haber fumado marihuana.

Miley se tomó unos minutos para hablar de su pasado, de sus habilidades como conductora, sus habilidades para llorar y cuán drogada estaba del 1 al 10 en varios momentos de su vida.

Tonight! #MileyCarpool! 📸: @terencepatrick

A post shared by The Late Late Show (@latelateshow) on

Por ejemplo, estuvo cero drogada en su famosa presentación en los MTV VMAs 2013 (porque le asusta fumar antes de presentarse) y no estaba drogada, pero quisiera haberlo estado cuando escucho por primera vez el éxito de Billy Ray Cyrus, Achy Breaky Heart.

Sorry Dad…. I'll be good tonight I promise … @vmas

A post shared by Miley Cyrus (@mileycyrus) on

 “10”, o sea, muy drogada… Eso explica muchas cosas.

Una cosa llevó a otra y Miley terminó confesando que durante el rodaje del videoclip Wrecking Ball estaba sumamente drogada. Por otra parte, a diferencia de lo que uno creería, Miley no lloraba en el video por su ex de ese entonces Liam Hemsworth, más bien ella pensó todo el tiempo en su perrito favorito que murió hace varios años.

Miley también reveló que es una terrible conductora y, mientras estaba en el set de The Voice, una vez chocó su auto contra el tráiler del sonido y destruyó su vidrio trasero, “pero no le dije a nadie, solo me fui. Choqué y escapé”.

Al día siguiente, le contó lo que había hecho a los otros coaches, Adam Levine y Blake Shelton, solo para darse cuenta de que ya tenía el micrófono puesto y que se había delatado.

La cantante se tomó un momento para hablar de sus presentaciones repletas de twerking, y dice que eso la convirtió en la activista que es hoy.

“Me di cuenta de que si mucha gente iba a hablar de lo yo hacía, debería ser sobre algo bueno, algo que cambiara la vida de las personas más allá de una conversación controversial que no hace nada sino convertirse en un divertido disfraz de Halloween para las personas”.

“Creo que pasó algo la primera vez que, ya sabes, que dejé de ser Hannah Montana… dije, no quiero hacer eso, quiero que sepan quién soy verdaderamente. Amo que esa haya sido yo, una parte de mí. Creo que he dejado que mi yo de la infancia brille un poco más porque no intento huir de eso, intento aceptarlo. Está bien que todos aceptan quienes solían ser porque eso es lo que te hizo ser quien eres hoy”.

“Ves, pensé que solo ibas a hablar de la vez que dejaste de fumar marihuana”, bromeó James Corden.