“Pensé que esa noche iba a morir”, McKayla Maroney es la última en denunciar los ‘tratamientos’ de Larry Nassar

…………………………………..

La gimnasta Tatiana Gutsu denunció recientemente que fue violada por Vitaly Scherbo en 1991 y señaló a varias personas que no quisieron ayudarla, ahora es McKayla Maroney la que asegura que ha sufrido abusos sexuales desde los 13 años a manos de Larry Nassar, el médico del equipo de gimnasia de los Estados Unidos que acumula una larga lista de acusaciones por delitos sexuales.

A sus 21 años, la campeona olímpica en Londres’12 ha publicado un texto en su cuenta de Twitter denunciando lo que ha sufrido todo este tiempo bajo el hashtag #MeToo.

“Todo empezó cuando tenía 13 años, en mis primeros entrenamientos con el equipo nacional, y no acabó hasta que me retiré”, explica la ex gimnasta, que dejó de competir el año pasado. “Fue Larry Nassar, el médico del equipo femenino de gimnasia de Estados Unidos. El doctor me dijo que tenía que recibir un ‘tratamiento’ necesario que él había estado practicando durante 30 años”.

Maroney se refiere a la peor noche de su vida, en octubre de 2011, cuando llegó a Japón para disputar el Mundial de gimnasia artística.

“Sucedió cuando tenía 15 años. Tuve un vuelo durante todo el día para llegar a Tokio. Me dieron una pastilla para dormir en el avión, y lo siguiente que recuerdo es que estaba sola con el doctor en la habitación del hotel recibiendo el ‘tratamiento’. Pensé que esa noche iba a morir”.

Sin contar a Maroney, más de 140 deportistas acusan a Nassar de haber abusado de ellas, enfrentándose a 33 cargos por delitos sexuales en Michigan, después de declararse culpable de poseer pornografía infantil.

Si fuera considerado responsable de los cargos, podría cumplir entre 22 y 27 años de prisión.

Nassar trabajó para USA Gymnastics durante 20 años, estando presente en 4 JJOO. Le acabaron despidiendo en el verano de 2015 después de recibir una queja por abusos, aunque el FBI no tuvo constancia de ello hasta 5 semanas después y no se hizo público hasta el verano de 2016, cuando dos ex gimnastas contaron en un periódico cómo había abusado de ellas a través de supuestos “tratamientos” en los 90.

Aún nadie se explica como Nassar pudo estar en el equipo de gimnasia durante dos décadas.