“Estoy aquí para hablarle sobre la iniciativa de Los Vengadores”, dice el espía Nick Fury (Samuel L. Jackson) a Tony Stark (Robert Downey Jr.) que acaba de revelarse ante el mundo como el superhéroe Iron Man.

…………………………………..

Esa escena, ubicada luego de los créditos de la película sobre el personaje estrenada en 2008, marcó el inicio de una historia que abarca 10 años y 22 películas, y que tendrá el comienzo de su final en mayo del próximo año, cuando se estrene Avengers: Infinity War.

El estudio Marvel (parte del conglomerado Disney) estrenó este miércoles el primer avance de esa película, con la que pretende crear una de las obras más ambiciosas -y más caras- no solo del cine de superhéroes, sino también de toda la historia de Hollywood.

Luego de anticiparlo en filmes anteriores, el villano Thanos (Josh Brolin) aparece finalmente en esta película con la intención de hacerse con las Gemas del infinito, seis objetos (que también han aparecido en películas previas) con los que podrá tener poderes masivos. Los superhéroes de las distintas franquicias de Marvel, desde el Hombre Araña hasta los Guardianes de la Galaxia, deberán aliarse para evitar que adquiera tanto poder.

El avance muestra el tono sombrío que domina la película, pero también se asegura de mostrar escenas espectaculares y a buena parte del masivo equipo que se une para esta conclusión, que igualmente acabará de completarse un año después, con la cuarta película de los Vengadores.

Con un elenco que incluye a 62 personajes, la película se plantea como un evento épico. Si en el cine de antaño este tipo de hechos quedaban en manos de historias bíblicas como Los diez mandamientos o Ben-hur, o de los westerns, el cine de superhéroes se convirtió en los últimos años no solo en una de las fuentes de dinero para los estudios, sino también en el género más popular a nivel global.

El costo estimado de esta película y de su secuela (que se está filmando actualmente en Atlanta) alcanza los US$ 1.000 millones, según publicó este año el diario inglés The Independent. Unos US$ 400 millones de ese presupuesto están destinados a los salarios, que incluyen los de estrellas como Scarlett Johansson, Mark Ruffalo, Benedict Cumberbatch y el mencionado Downey Jr.

Eso hace que Marvel tenga una gran presión con esta película, que debe colmar las expectativas generadas por la evolución de su universo cinematográfico, en el que los personajes y las historias se cruzan de una película a la otra, al mejor estilo de las historietas en las que se inspira.

Fuente: El Observador