Pese a que “El cuento de la criada” y Big Little Lies fueron las grandes vencedoras en los Emmy 2017, hubo una serie que se destacó en la ceremonia de los premios televisivos más importantes de Estados Unidos: Black Mirror.

…………………………………..

ADVERTENCIA: Esta nota contiene spoilers!

La producción de Netflix ganó la categoría Mejor película hecha para televisión con San Junípero, el cuarto episodio de su tercera temporada -lanzado hace más de un año- y que cuenta una historia de amor entre dos mujeres.

Pero la serie de ciencia ficción del guionista inglés Charlie Brooker no es romántica, sino futurista. Habla de cómo la tecnología afecta a nuestras vidas. Y a veces acierta.

Las protagonistas de San Junípero acceden un sistema de realidad simulada que permite una “transición” tecnológica después de la muerte. Nuestra sociedad todavía no ha llegado tan lejos. Sin embargo, desde que la serie británica se emitió por primera vez, en diciembre de 2011, ha adelantado con éxito varias predicciones tecnológicas.

Estas son algunas de ellas…

Los “animojis” del nuevo iPhone X

Cuando el pasado martes Apple anunció la última versión de su iPhone, reveló que contaría con una serie de emojis animados -“animojis”- para entretener a sus usuarios.

_97847879_apple-iphone_49633774

Consisten en una especie de avatares virtuales creados a partir de expresiones usando reconocimiento facial y tecnología 3D. Apple dijo que sus usuarios podrán enviar mensajes de voz interpretados por sus nuevos “animojis”.

Pero Black Mirror adelantó algo similar en su episodio The Waldo moment , que cierra la segunda temporada de la serie.

_97847881_predicciones_tecnologicas_black_mirror_serie_apple_iphone_x_face_id_8732_863x647

En él, un cómico creaba un avatar, Waldo, que se presentaba a las elecciones británicas. El muñeco virtual se expresaba en base a movimientos capturados con tecnología de reconocimiento facial (vía Face ID).

La vida digital después de la muerte

En el episodio Be right back, que abre la segunda temporada, una mujer hace “una copia” de su novio fallecido usando una tecnología que le permite reproducir su personalidad en base a las cuentas que tenía en las redes sociales.

De nuevo, la serie se adelantó a algo que ya está ocurriendo.

_97848945_960

Un ejemplo es la sofisticada robot social Bina48, una creación de la excéntrica emprendedora estadounidense Martine Rothblatt que consiste en un “clon mental” de su esposa, Bina Aspen.

Está diseñada para interactuar en base a recuerdos, valores y creencias de una persona… viva o muerta.

La BBC hizo un documental (“Rest in Pixels”, 2016) sobre ella y sobre otras tecnologías que han aflorado en los últimos años para representar nuestras vidas digitales más allá de la muerte.

Y algunos de los datos que obtuvo son escalofriantes: hay más de 30 millones de personas fallecidas en Facebook. Y se espera que hacia 2020 haya más muertos que vivos en la red social.

También existen en el mercado apps como Eternime para hacer avatares virtuales “que vivan para siempre” o la red social In Memoriam, un recuerdo digital de quienes ya no existen.

Cámaras que graban lo que vemos

En The entire history of you, el último episodio de la primera temporada, se introducen unos implantes neuronales capaces de registrar lo que vemos y oímos y proyectarlo en nuestras pupilas.

Pero esta ficción también se ha hecho -de cierta manera- realidad.

_97848948_image-w1280

La tecnológica surcoreana Samsung acaba de patentar unas lentes de contacto que toman una foto cada vez que parpadeas y que pueden conectarse a un smartphone que recibe la información que registran.

Además, ya existen chips cerebrales que funcionan a modo de implantes electrónicos, como los que ha creado el neurocientífico de la Universidad de California Theodore Berger.

Y varias universidades y empresas de todo el mundo (una de ellas es Apple) están desarrollando pantallas en miniatura que puedan incrustarse en lentes de contacto y aplicaciones que puedan usarse para ver esa información en el teléfono.

Abejas robóticas

En Hated In The Nation, el último de la tercera temporada, pueden verse enjambres de abejas robóticas creadas tecnológicamente, pues las reales se han extinguido.

Y lo cierto es que este tipo de abejas ya se están desarrollando.

La Universidad de Harvard, EE.UU., tiene un enjambre de 60 abejas mecánicas polinizadoras con la misma función que las de Black Mirror: evitar que los humanos también desaparezcamos de la faz de la Tierra.

La distopía de la adicción a los smartphones

Hordas de personas equipadas con teléfonos móviles observan cada uno de los movimientos de la protagonista de White Bear, también de la segunda temporada (emitido en 2013).

_97848950_black-mirror-season-3

La obsesión por los smartphones se vuelve enfermiza y distópica en Black Mirror, un proceso que hemos presenciado en los últimos años, especialmente a través de fenómenos como Pokémon Go, un juego de realidad aumentada para celulares que causó todo tipo de incidentes en 2016.

Muchos usuarios dejaron su trabajo, sufrieron accidentes e incluso murieron a causa de la adicción al juego (y al smartphone). Además, en los últimos años hemos presenciado nuevas terapias para curar la adicción al celular, un problema en auge.

Y Nosedive, que abre la tercera temporada, habla de una sociedad obsesionada con las puntuaciones en las redes sociales y plantea una reflexión que ya forma parte de nuestro mundo: ¿será que ya vivimos hiperconectados?

Con información de BBC Londres