Pocos saben que una de las pasiones de Michael Jackson era el arte, de hecho, tenía la intención de convertirse en pintor.

Fue así que contactó al artista estadounidense David Nordahl y le preguntó si daba clases de pintura. Nordahl no se convirtió en su maestro, pero sí llegaron a pintar juntos. Sin embargo, el Rey del Pop no se sentía tan seguro como para materializar todos los proyectos que imagina.

David se convirtió en su pintor de cabecera y creó las piezas que te presentamos a continuación: