Aunque a nadie le sorprenda, o le importe, la “conductora” de radio, Nayeli Salvatori la volvió a cagar y en euros. Quien fuera antes conocida como “la reina de la radio” se reventó comentarios sumamente machistas sobre lo ocurrido en Puebla hace unos días en el restaurante Mr. Pampas en donde presuntamente le pidieron a una mujer que amamantara a su bebé en el baño, hecho por el que el restaurante ya respondió, expresando una disculpa a la afectada, reiterando que va contra su filosofía y que todos son bienvenidos.

En un video de casi cuatro minutos publicado este lunes en el Facebook oficial de Nay Salvatori, la conductora expresa su opinión sobre el tema con un post titulado “La historia de la encantadora chichi amamantadora”.

A lo largo del video, y con una elocuencia casi inexistente, Salvatori arroja una gran cantidad de comentarios machistas, no sobre la acción de amamantar, pero sí de hacerlo en público sin cubrirse. La conductora propone a las madres “amamantadoras” que utilicen una “mantita” para cubrir su seno y les pide no alimentar a sus hijos en público para no incomodar a otras mujeres cuando estén en presencia de un hombre.

Yo no quería que mi esposo viera otra chichi que no es la mía, a lo mejor en una película porno, pero eso es otro pedo”, afirmó la conductora de radio cuando recuerda una escena de su vida en la que, en un parque, una mujer “se sacó una chichi” para darle de comer a su hijo.”

“Me incomodé porque a pesar de que es una chichi amamantadora, y es muy tierno, no deja de ser una chichi. Como mujer no hay pedo, pero si estás con tu esposo y una mujer se saca su chichi y le está dando de comer a su bebé, pues no deja de ser un cuerpo femenino, que el hombre trata de no ver la chichi y la chichi lo ve a él”, tras esta afirmación, me pregunto ¿tu esposo es tan morboso que cuando ve una chichi amamantadora piensa en algo sexual? ¿La esposas de quienes visitan tu fan page no se sienten incómodas al ver que promocionas a “Hooters”, un restaurante que basa su razón de ser en la cosificación de la mujer?

Parece que Salvatori piensa que el error es de la madre que amamanta, pues la conductora asegura que “tiene derecho de darle de comer a su hijo en un restaurante, pero no tenemos por qué estar viendo su chichi”. Si es hermoso entonces ¿por qué no lo quieres ver, Nay? La verdad es que la comunicadora nos confunde un poco.

La librepensadora arroja un consejo aguerrido y recomienda empatía con todas las mujeres que se sienten incómodas cuando sus “hombres” ven una chichi amamantadora, “también está chido que piensen en los demás, no queremos que nuestros novios, esposos y padres te vean tu chichi”.

Parece que la intención de Nay al externar su “humilde opinión” es inocente, aunque la conductora termina tirándose una soga al cuello con comentarios retrogradas como “tápense y ya, para no andar incomodando a otras mujeres”. Tras la publicación del contenido las redes sociales estallan contra “la reina de la radio”.

Este tipo de errores y pensamientos machistas en nuestros comunicadores cada vez son más constantes. Recordemos que apenas la semana pasada el periodista López Díaz expuso una encuesta sobre las causas de la violencia familiar, en donde una de las opciones proponía que las culpables de la violencia eran las mujeres, por ser necias.

El pedo no es amamantar, es que mi marido te vea las chichis

Evidentemente, Nay Salvatori no tiene nada en contra de amamantar ni de las hermosas y tiernas chichis. El problema en el mensaje de esta locutora radica básicamente en la promoción de una dinámica relacional posesiva y celosa, en la que un miembro de la relación sentimental puede decidir qué ve o no ve su cónyuge. Expresa una ideología en la que los senos de la mujer no sirven más que para el deleite sexual de los hombres.

Es muy bonita la lactancia pero no está padre que estés con alguien del sexo opuesto y que alguien se saque su chichi, que no deja de ser una chichi”.

Oye, ¿y dónde quedaron las mujeres gay que también les gusta ver chichis? Porque con la lógica de Nay, todas las mamás deberían estar cuidándose el frente de cualquiera que pase cerca.

Los comentarios en Facebook fueron muy claros: las personas sabemos que la función de los senos son para alimentar a los hijos, dónde sea y a la hora que sea. Es un derecho fundamental y es una necesidad.

Sí, hay personas pervertidas que pueden llegar a ser molestas, pero tu trabajo como comunicadora, Nay Salvatori, es ser inclusiva lejos de tus sensibilidades personales. Si la madre decide usar mantita es para que ella se sienta cómoda, no para evitar molestar a los demás, porque una madre amamantando no es algo molesto.

A las mujeres y a los hombres de Coco Magazine, no nos incomodan sus chichis amamantadoras, queridas madres.

Vereda de tropiezos

Si quieres conocer un poco más sobre la astucia de esta “influencer”, te dejamos un brevísimo recuento de las peripecias de Nay Salvatori.

La carrera en los medios de esta comunicadora transcurre entre errores, denuncias y un drama familiar que superan cualquier ficción de nuestro bien amado Pedro Damian.

En enero del año 2015 la conductora de radio, según información de la revista Proceso, fue denunciada por la periodista Mely Arellano y la activista Marjorie Blanc ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación por exponer, al aire, a una víctima de violencia familiar. La conductora se hizo pasar por una doctora del Seguro Social para increpar y exhibir a la víctima, quien no sabía que estaba al aire, llamándola “cobarde” y de pocos ovarios.

Usted puede demandar señora, tiene que acabar con esa cobardía, ponerse bien los ovarios, ir a demandar a un ‘güey’ que la está golpeando y que en un momento dado le está haciendo mucho más daño psicológico a usted y a sus hijos”, aseguró Nay Salvatori en una entrevista al aire para el programa “Está carbón” transmitido por Exa Fm.

Si este arrebato no les parece suficiente, en junio del 2016 Salvatori vive otro error mediático tras representar un producto milagro llamado “Semilla de Brasil”, utilizado para bajar de peso y que según diferentes consumidores causa reacciones adversas a la salud física.

La debacle llega un mes después cuando Salvatori es la causante de una ruptura laboral entre los hermanos “Montero”. Mario y Patricia, herederos del consorcio de comunicación de Grupo Tribuna Comunicaciones, según Periódico Central, protagonizaron un dramón familiar provocado por el despido de Nay Salvatori de Exa Fm, quien ahora se encuentra casada con el nieto de Enrique Montero Ponce. Tras el rompimiento, la joven pareja funda una  nueva empresa de comunicación llamada “Nay Salvatori”, ya se imaginarán los contenidos.

Acciones como las narradas con anterioridad nos hacen pensar ¿a quién carajos le estamos cediendo los micrófonos? ¿Quiénes son aquellos que influencian a la sociedad poblana? ¿Con qué preparación cuentan los nuevos comunicadores?