14 años después de los atentados del 11-S en Nueva York aún no se sabe quién es ‘El Hombre que Cae’, una persona que se precipita al vacío boca abajo en una foto sobrecogedora, tal vez la más censurada y polémica de aquel día.

…………………………………..

“Las imágenes más difundidas del 9/11 son de aviones y torres, no de gente. Con El hombre que cae es diferente”. Con esas palabras empieza el artículo de la revista Time que recoge en video el testimonio del fotógrafo que hizo una toma que recorrería el mundo como símbolo de la tragedia de 2001.

‘El Hombre que Cae’ (‘The Falling Man’), fue fotografiado unos segundos antes de su muerte el 11 de septiembre del 2001 y nunca fue identificado. La fotografía, tomada por Richard Drew, de la agencia AP, casi una hora después de que el primer avión secuestrado por Al Qaeda se estrellara contra una de las torres del World Trade Center fue primero difundida por casi todos los medios estadounidenses, para luego convertirse en la más censurada de aquel trágico día.

El hombre de tez oscura, tal vez de procedencia latina, cae verticalmente con cabeza hacia abajo, justo entre la Torre Sur y la Torre Norte. Fue una de las casi 3.000 víctimas de la tragedia, y una de las cerca de 200 personas que terminaron sus días cayendo o saltando de las ventanas de los edificios antes de que estos se vinieran abajo, acorralados por el fuego y el humo sofocantes que se produjeron tras el choque.

“La foto, tomada por Richard Drew apenas después de los ataques del 11 de septiembre, es la del escape distintivo de un hombre de los edificios colapsados, un símbolo de la individualidad que contrasta con la caída de los rascacielos sin rostro. En un día de enorme tragedia, El hombre que cae es una de las pocas imágenes ampliamente difundidas que muestra a alguien muriendo”, señala la revista.

Las autoridades estadounidenses rechazan rotundamente usar la palabra ‘saltar’ al referirse a estas víctimas, ya que los que saltan de los rascacielos son aquellos que cometen suicidio y, según la posición oficial, ninguna de las personas que estaban en las torres se suicidaron, siendo todas víctimas de homicidio. Esta es solo una faceta más de la fuerte polémica que rodea la foto.

“La foto fue publicada en los diarios de Estados Unidos en los días después de los ataques, pero la reacción de los lectores forzó a que temporalmente quedara en la oscuridad. Puede ser una imagen difícil de procesar, el hombre dividiendo perfectamente las icónicas torres mientras se lanza hacia la tierra como una flecha”, cuenta.

En los 16 años transcurridos desde el ataque, los medios han intentado en varias ocasiones identificar a este hombre. El periodista Peter Cheney presupuso que se trataba de Norberto Hernandez, el chef de repostería del restaurante Windows on the World, ubicado en una de la torres. La familia de Norberto Hernandez no solo no lo reconoció en la secuencia de fotos tomadas por el fotógrafo, sino que fue un alivio para ellos. Ya que, a diferencia del Gobierno, muchas familias de las víctimas ven a las personas que saltaron de las ventanas como suicidas, lo que va en contra de sus creencias religiosas.

“La identidad del hombre que cae todavía no se conoce, pero se cree que era un empleado del restaurante Windows of the World, que estaba en la Torre Norte. El verdadero poder de El hombre que Cae, sin embargo, es menos sobre quién es el sujeto y más sobre lo que será: un improvisado Soldado Desconocido, en una guerra a menudo desconocida e incierta, suspendida por siempre en la historia”.

Unas horas después de la tragedia del 11 de septiembre, las fotos de cientos de personas cayendo de las torres se convirtieron en tabú en los medios estadounidenses, y jamás fueron difundidas en señal de respeto hacia las familias de víctimas, entre ellas, la del ‘Hombre que Cae’. No obstante, la foto ‘protagonizaría’ en 2006 el documental homónimo, sobre la base de una investigación de la revista Esquire. La foto entró en la historia y es considerada una imagen icónica del 11-S, aunque no se sepa quién fue aquel hombre que caía.