Esta mañana, miles de japoneses se congregaron para rendir homenaje a las 140 mil personas que murieron en la explosión

El 6 de agosto de 1945, a las 8:15 locales, un bombardero B-29 estadounidense llamado “Enola Gay” lanzó sobre Hiroshima la bomba atómica “Little Boy”; tres días después, otra bomba, “Fat Man”, cayó sobre Nagasaki

Hoy, miles de personas guardaron un minuto de silencio en la ciudad japonesa para conmemorar los 72 años transcurridos desde el lanzamiento de la primera bomba atómica. A la ceremonia asistieron también supervivientes de la catástrofe y el primer ministro de Japón, Shinzo Abe.

os ataques atómicos sobre territorio japonés han sido los únicos de este tipo ejecutados hasta la fecha.

La bomba lanzada por Estados Unidos, bajo la presidencia de Harry S. Truman, mató a decenas de miles de personas al instante. En Hiroshima causó una deflagración que hizo subir la temperatura en el suelo a 4000 grados centígrados. “Little Boy” provocó ese mismo día y en las semanas siguientes la muerte de 140.000 personas. En Nagasaki, 74.000 personas perdieron la vida.

Este año, la ceremonia se produjo tras la adopción por parte de 122 países miembro de la ONU del primer tratado que prohíbe integralmente las armas nucleares, pero al que ni Japón ni el resto de potencias atómicas suscribió. Ninguno de los nueves países que cuentan con el arma nuclear -Estados Unidos, Rusia , Reino Unido, China , Francia, India, Pakistán, Corea del Norte e Israel- participó en la negociaciones.

La ceremonia contó con la participación de representantes de unos 80 países y de la Unión Europea, entre ellos potencias nucleares como Reino Unido, Francia, Estados Unidos o Rusia.

No obstante, el alcalde de Hiroshima, Kazumi Matsui, alabó a los países firmantes por demostrar “su determinación inequívoca para lograr la abolición (de las armas nucleares).


‘Este infierno no es cosa del pasado (…) Mientras existan armas nucleares y los líderes amenacen con utilizarlas, el horror podría volver al presente en cualquier momento’: alcalde de Hiroshima


También el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, hizo alusión al tratado en su mensaje para la ceremonia. “Nuestro sueño de un mundo libre de armas atómicas está lejos de hacerse realidad”, declaró.

“Los países que poseen armas nucleares tienen la responsabilidad especial de emprender pasos concretos e irreversibles hacia el desarme nuclear”, añadió.

Japón se rindió el 15 de agosto, poniendo así fin a la Segunda Guerra Mundial.

El año pasado, Barack Obama se convirtió en el primer presidente estadounidense en visitar Hiroshima. Y aunque manifestó su pesar por las víctimas, no pidió disculpas por el ataque.