Todos sienten curiosidad por Corea del Norte, un país que está aislado del resto del mundo moderno. No muchos extranjeros tienen permitido obtener una visa para ir a Corea del Norte, en especial los estadounidenses. Las visas son costosas y muy difíciles de obtener.

Eric Lafforgue, fotógrafo, tuvo la oportunidad de visitar la misteriosa nación seis veces y sacó fotos impresionantes durante su estadía. Llevó de forma ilegal las tarjetas de memoria de la cámara a los EE. UU. para compartir con nosotros la forma convincente en que viven los norcoreanos. Las fotos de Lafforgue con sus comentarios en ellas son profundamente sorprendentes.

“Este soldado estaba durmiendo en un campo. Esta imagen contribuyó para que me deportaran del país”.

Una mujer de pie en medio de una multitud de soldados. Las fotos de los militares están explícitamente prohibidas.

“Se dice que el ejército de Corea del Norte es uno de los más importantes del mundo. Si viajas acá, a menudo verás soldados haciendo tareas domésticas como ayudando a los granjeros”.

“Fuera de las zonas urbanas, esta escena es bastante común”.

“El sistema de metro de Pionyang​ es el más profundo del mundo ya que funciona como un refugio antibombas. Alguien me vio tomando esta foto y me pidió que la borrara, ya que incluía el túnel”.

“A los oficiales norcoreanos no les gusta cuando tomas este tipo de foto. Incluso cuando explico que la pobreza existe en todo el mundo, también en mi propio país, me prohíben tomar fotografías de los pobres”.

“Cuando los tiempos son difíciles (como suelen ser aquí), es posible ver niños trabajando en las granjas”.

“Durante mucho tiempo, las prohibiciones contra las ventas en el mercado negro se han aplicado estrictamente. Los vendedores del mercado gris son más comunes. Ganan un poco de dinero vendiendo cigarrillos o dulces”.

“El día del festival de la Kimjongilia, miles de norcoreanos deben hacer fila para visitar los diversos monumentos”.

“Se supone que Pionyang es la vitrina de Corea del Norte, por lo que el exterior de los edificios se mantiene con cuidado. Si tienes la oportunidad de mirar por dentro, la desolada verdad se vuelve visible”.

“A medida que los autos se han generalizado en Pionyang, los campesinos todavía se están acostumbrando a verlos. Los niños juegan en el medio de las avenidas principales tal como antes, cuando no había autos a la vista”.

“Una noche, en el camino de regreso al hotel, mi autobús tuvo que tomar una ruta alternativa debido al cierre de las calles. Cuando pasamos por unos edificios antiguos, los guías me pidieron que no sacara fotografías con flash. El motivo oficial era para no asustar a la gente”.

“Una visita a una casa de campo. Esas casas y las familias que viven ahí son seleccionadas minuciosamente por el gobierno. Pero a veces, un detalle como un baño utilizado como cisterna demuestra que los tiempos son difíciles”.

“El transporte público que conecta las ciudades principales casi no existe. Los ciudadanos necesitan permisos para ir de un lugar a otro. En las carreteras, se pueden ver soldados haciendo dedo”.

“Está prohibido mostrar la pobreza, pero mostrar la riqueza también es un gran tabú en Corea del Norte. En un parque un domingo por la tarde, encontré este automóvil que pertenece a una de las élites de Pionyang. Los dueños estaban haciendo una parrillada”.

“Está prohibido tomar fotos de soldados que estén relajándose”.

“También está prohibido fotografiar la desnutrición”.

“Puedes encontrar todo tipo de comida y bebida en los dos supermercados de Pionyang, donde las cosas se venden en euros y won. Incluso tienen agua Evian. Sólo la élite puede comprar aquí”.

“No es un circo, son trabajadores en un país con bajos estándares de seguridad”.

“Cuando veas los delfinio de Pionyang, puedes fotografiar a los animales, pero no a los soldados que son el 99 por ciento de la multitud”.

“La paranoia es fuerte en las mentes de Corea del Norte. Tomé esta foto en un parque de diversiones de una madre cansada y un niño descansando en un banco. Me pidieron que borrara la foto, ya que los guías estaban seguros de que habría pensado que esas personas eran vagabundas”.

“Se supone que esto nunca debe suceder: una escoba apoyada en la base de la estatua de Kim II-sung en Mansudae, en Pionyang”.

“Este tipo de imagen es muy comentada en Occidente. El pie de foto explica que a veces los norcoreanos comen hierba del parque. Los guías se ponen furiosos si tomas la foto”.

“Cuando visitas a las familias, a los guías les encanta que tomes fotos para demostrarle al mundo que los niños tienen computadores. Sin embargo, cuando ven que no hay electricidad, te piden que las elimines”.

“Está absolutamente prohibido tomar fotos de las estatuas de Kim desde la parte posterior. Es considerado muy grosero”.

“Hacer fila es un deporte nacional para los norcoreanos”. Ésta es la fila para tomar el autobús.

Un autobús averiado empujado por soldados.

“En el centro de arte de Pionyang, tuvimos un corte de energía, un evento diario que los norcoreanos odian mostrar. Cuando sucede, te dicen que es por el embargo estadounidense”.

Imágenes: Standard news