Sin lugar a dudas las redes sociales han modificado nuestra manera de entender la realidad, hasta el punto de no poder distinguir lo que es real de lo que no.

No se si es porque tanta perfección irreal me aburre o porque no me cuadra nada en esta historia, pero me gustaría comentar un par de cosas sobre el curioso embarazo de Irina Shayk.

Irina ha pasado 9 meses ocultando su embarazo a toda costa, podríamos catalogarlo incluso de “embarazo fantasma”. Algo poco habitual en una celebridad. El problema llega cuando un mes después de dar a luz postea en su perfil personal de Instagram una imagen en la que modelo aparece en bikini como si no hubiese pasado absolutamente nada por su cuerpo.

Podemos suponer que el parto de Irina fue algo así…

El misterio se desvela finalmente en Cannes durante el festival de cine, Irina luce espectacular como siempre, pero se aprecian unos kilos de más especialmente en la zona del abdomen. Y ya algunos medios estadounidenses especulaban con un posible nuevo embarazo; ¿Nadie ha pensado por un momento que dio a luz hace menos de dos meses? ¿Tan increíble resulta? Ha estado embaraza y aun no está en su peso, como es normal.

Parece que a la rusa le ha gustado tanto la perfección que no puede permitirse ser mortal.

«Estoy totalmente en contra de la cirugía plástica», dijo la modelo. «Creo en la belleza que Dios nos da y hay muchas chicas preciosas haciendo tonterías como ponerse grandes pechos de silicona», aseguraba. Shayk es de esas personas que considera que «hay que estar feliz con lo que cada uno tiene».

Fuente: DIARIO ABC