Un usuario de Reddit conocido como DeepFakes se está volviendo famoso por publicar videos para adultos falsamente protagonizados por personalidades del medio como Gal Gadot o Taylor Swift.

…………………………………..

La inteligencia artificial es un concepto que hemos escuchado mucho a lo largo del año, no es precisamente una tecnología que se haya creado en 2017, pero si ha tomado mucha popularidad en muchas ramas de la tecnología, sobre todo en dispositivos móviles con los asistentes virtuales.

Sin embargo, otra de las industrias que podría comenzar a utilizar esta tecnología es la de la pornografía, uno de los productos más consumidos en Internet en los últimos años. Y es que ahora la inteligencia artificial puede poner la cara de alguna artista famosa en un video porno  gracias a las herramientas de código abierto desarrolladas por Google.

Los clips son editados por una inteligencia artificial que coloca la cara de personas famosas, hasta ahora Scarlett Johansson, Maisie Williams, Taylor Swift, Aubrey Plaza y Gal Gadot, en el cuerpo de actrices de cine para adultos.

Este programa especial de software está basado en múltiples librerías de código abierto, el cual usa un algoritmo de aprendizaje automático (machine learning) y sustituye el rostro de una persona por el de otra recordando sus movimientos y expresiones faciales.

Los videos subidos por DeepFakes, señalan en la red, ni siquiera son de buena calidad, en el sentido en que los movimientos y expresiones no están siempre bien sincronizados con el audio o lo que el personaje habla.

Deepfakes utiliza las plataformas Open Source conocidas como TensorFlow y Keras, después de eso sólo necesita un video pornográfico y una fotografía de Google Imágenes, con estos tres elementos la inteligencia artificial hace su trabajo, igualando las expresiones de la actriz en el video pero con la cara de Gal Galdot u otra mujer.

Obviamente esta IA no sólo funciona con celebridades, pues puede igualar los resultados con cualquier persona sin importar el género o la edad, basta con tener conocimientos sobre la plataforma y equipo necesario para trabajar.

La existencia de este tipo de algoritmos abiertos para el público en general plantea la posibilidad del uso no autorizado e ilegal porque casi cualquier usuario con unos mínimos conocimientos en esta tecnología puede ser utilizados para hacer videos de este tipo, concluye la revista Vice.