La pareja, que parecía llevar una relación perfecta, ha conmocionado sus fans al compartir un inesperado mensaje anunciando su divorcio.

El que fuera considerado por muchos como uno de los matrimonios más envidiables e idílicos de la industria de Hollywood, a tenor del sinfín de entrevistas en las que los actores Chris Pratt y Anna Faris alardeaban de la buena sintonía y complicidad que les definía en su convivencia diaria, ha hecho pública su separación y el inicio de todos los trámites legales que les llevarán a hacerla efectiva tan pronto como sea posible.

“Anna y yo estamos muy tristes de tener que anunciar que nos estamos separando legalmente. Lo hemos intentado mucho y durante mucho tiempo, y por eso estamos tan decepcionados. Nuestro hijo tiene dos padres que lo quieren mucho y por su bien vamos a tratar de hacer que este proceso se mantenga en el ámbito privado para poder seguir adelante. Siempre nos querremos, atesoraremos el tiempo que hemos vivido juntos y nos respetaremos tanto como lo hemos hecho hasta ahora”, reza el comunicado publicado por el intérprete en Facebook, prácticamente idéntico al que su exmujer ha compartido en Twitter.

La noticia de la ruptura, que pone fin a ocho años de unión legal durante la cual los artistas debutaron en la paternidad con el nacimiento de Jack hace cuatro años, sin duda habrá dejado boquiabiertos a sus seguidores y a la opinión pública, acostumbrados a que los dos artistas exhibieran en la red enternecedoras escenas de su vida cotidiana que -dada la experiencia de ambos en el género de la comedia- derrochaban romanticismo y sentido del humor a partes iguales.