El público del primer fin de semana no acudió en masa a ver una secuela de la película de culto de Ridley Scott de 1982, que, vista con perspectiva, quizá fuese demasiado larga y demasiado cara.

…………………………………..

Cuando pensamos en Blade Runner, nos viene a la cabeza el clásico de la ciencia-ficción que influyó a tantas y tantas películas posteriores, pero no el descalabro comercial. La película, acabó recaudando casi 34 millones de dólares, sólo un poco menos de lo que había costado hacerla. De hecho, la reputación de Blade Runner la debe mucho al mercado doméstico: fue la primera producción de Hollywood que recuperó en VHS y LaserDisc a todo aquel público que no había logrado atraer a los cines.

Sin duda, décadas de prestigio acumulado habían convencido a Warner Bros. y Sony de que una nueva Blade Runner sí cuajaría a la primera: lo que se estrenó este fin de semana no es una película de ciencia-ficción complicada que surge de la nada, sino la resurrección de una propiedad intelectual con una amplia masa de fans detrás.

La historia se desarrolla unos treinta años después de los episodios del primer film, tras el cual el Blade Runner Rick Deckard (Harrison Ford) logra eliminar a una banda de replicantes, humanoides, con excepción de una de ellos, Rachel.

Ford actúa ahora al lado de Ryan Gosling, bajo la dirección del canadiense Denis Villeneuve.

Según Paul Dergarabebian, de ComScore, la cinta original debutó en 1982 con 27,58 millones de dólares.

¿Y bien? Sólo en Estados Unidos, el primer fin de semana de ‘2049’ se ha saldado con unos decepcionantes 31,5 millones de dólares,que llegan hasta los 81 si sumamos las taquillas de otros países donde ya se ha estrenado.

Unas cifras que la han convertido en la película más vista y, sin lugar a dudas, en la mejor apertura que el director Denis Villeneueve ha tenido jamás, pero las proyecciones iniciales apostaban por unos 43-50 millones sólo en EEUU y Canadá. No sólo eso, sino que Blade Runner 2049 se apuntó por voluntad propia a una liga en la que la película original no compitió: la de los grandes presupuestos.

En otras circunstancias, 81 millones en todo el mundo para el primer fin de semana de una película de ciencia-ficción para adultos sería motivo de júbilo. Sin embargo, las buenas noticias se diluyen en un presupuesto que, tirando a la baja (y sin sumar una campaña promocional desproporcionada), podríamos cifrar en 150 millones de dólares.

Esta vez, superó a otra debutante, La montaña entre nosotros, de Hany Abu-Assad, que cerró el fin de semana con 10,6 millones de dólares.

Protagonizada por Kate Winslet e Idris Elba, la cinta cuenta la historia de dos desconocidos que intentan sobrevivir luego que su avioneta se estrellara en el medio de una cordillera nevada.

La película de terror It, adaptada de un libro de Stephen King, quedó en tercer lugar, con 10 millones de dólares, seguida por el largometraje animado My Little Pony: La Película, con 8,9 millones.

En quinto se ubicó Kingsman: El Círculo Dorado, que la semana pasada estuvo en el primer lugar y este fin de semana recaudó 8,7 millones de dólares.