No es ético eso de ‘hacer leña del árbol caído’, pero en el caso de Twitter queda patente que sus creadores tienen buena parte de culpa (por no decir toda) de la caída de la red social. Y es que Twitter es un pozo de trols, acosadores, haters, flammers y amargados campando a sus anchas. La ventaja de su rapidez e inmediatez en la información se contrarresta con una inexistente moderación, además de constantes cambios estéticos y funcionales que marean a los usuarios y son confusos de por sí. No es de extrañar que una alternativa como Mastodon se haya convertido en una rival seria en apenas días.

Adiós Twitter, Mastodon es la nueva red social

Alternativas a la red social de microblogging hay muchas, pero de entre todas, Mastodon se ha convertido en la rival más directa. Creada por Eugen Rochko, un programador y usuario hasta las narices del Twitter actual y en lo que se ha convertido, Mastodon es una red de código abierto independiente de Twitter y que cuenta con su propio servicio, no necesita monetizar colándole anuncios al usuario y tiene unos ajustes de privacidad que sí funcionan, además que grupos como los neo-Nazis están prohibidos desde un principio en esta nueva red social.

De hecho su creador recurrió al servicio de micro-financiación popular Patreon para sufragar los costes básicos de creación, y la respuesta de los usuarios ha sobrepasado con creces los 800 dólares al mes que Mastodon necesita. Su creador no está para nada interesada en “monetización, meter anuncios o algo de esa clase”, y puede que no tenga las mismas funciones que Twitter, pero sí un ambiente menos ‘cargado’ de odio por así decirlo.

Servidores caídos del éxito

Entre otras funciones, Mastodon permite elegir servidor antes de conectarse para ver el nivel de usuarios y/o saturación, y es capaz de enviar mensajes de hasta 500 caracteres, lo que suponen 360 caracteres más que en Twitter, ideales para componer un mensaje largo y no andar preocupándose por recortar aquí y allá. De momento no sabemos si esta red será la ‘Twitter killer’, pero Mastodon al alcanzado en los últimos días un ritmo de crecimiento del 70% de usuarios a diario, lo que ha obligado a su creador a implementar nuevas funciones y ha provocado caídas en el servicio de la cantidad de gente que quiere hacerse una cuenta.