¿Alguna vez has deseado poder entrar en la cabeza de esos pequeños locos que corretean por tu casa? Las mascotas se han convertido en parte primordial de nuestra vida dentro y fuera a la urbe, los cuales han llegado para quedarse (y romper cualquier tapiz que se les ponga por delante). Quizás no hablen tu idioma, pero son seres más comunicativos que muchos humanos. Aquí 9 frases que tu perro te diría si pudiera articular palabra.

1. En realidad no te pertenezco, sino más bien al revés. ¿Por qué crees que ladro o te defiendo de lo ajeno? Sólo marco mi terreno.

(Detrás de esa mirada quizás haya planes macabros de conquistar al mundo)

2. Si tanto te apasionaban ese par de zapatos, ¿por qué estaban ahí fuera del clóset abandonados?

3. No nací para diferenciar muchos lujos y divinidades, pero esas croquetas que me llevas dando de comer durante mis ocho años de vida me han empezado a cansar.

4. Si rompí tu libro favorito o mordí ese calcetín tuyo sudado lo hice porque me recordaba a ti cuando te fuiste de casa, ¿quién sabía cuándo volverías? La ansiedad me obligó a hacerlo, además no sé quién te dio permiso para salir.

No-más-croquetas.

5. Deja de hablar tan rápido y gritarme, no entiendo nada. Mejor edúcame con lenguaje corporal y acciones que he cometido. Y no te quejes si no hago todo bien a la primera, el español es algo que me cuesta aún.

6. Y recuerda, no soy un sustituto de un bebé, ni nunca lo seré. Así que aleja de mí ese trato humanizado que no me hará nada bien, ni a mí ni a mi diversión perruna.

7. Por favor, si alguien entra a casa y no me da  buena espina, déjame que me desahogue con mis ladridos. Al final del día es también lo que tú haces en la oficina y en el bar, ¿no?

High five, amigo!

8. Cuando te veo hacer cosas impropias, lo entiendo t-o-d-o.

9. Por último, recuerda que mi media de vida es de 8 a 15 años, ¿por qué no correr, ladrar y morder como si el tiempo pasase tan rápido? Antes de castigarme, ponte en mis patas.